LECTURA 27. TRANSFORMACIONES POLÍTICAS, ECONÓMICAS Y SOCIALES: A PARTIR DE 1998 Y HACIA EL SOCIALISMO DEL SIGLO XXI

Extraído: Chávez Frías, Hugo (1996) Una revolución Democrática, la propuesta de Hugo Chávez”. Ministerio de Planificación y Desarrollo, Caracas, Venezuela.
http://www.mpd.gov.ve/prog-gob/pg_eqpol.htm

La Administración Pública que se desprende de la puesta en marcha del proceso de transformación institucional en Venezuela liderizada por el presidente Hugo Chávez, ha introducido de manera clara cambios significativos en al organización y administración del Estado.
La Propuesta del Actual Gobierno
Son cuatro documentos de especial importancia en el intento de establecer las líneas gruesas de lo que serían las bases formales del modelo de administración pública a partir del gobierno del presidente Chávez, La “Propuesta para Transformar a Venezuela”, contiene 5 ámbitos de acción denominados “los cinco polos para una nueva República”; estos polos son integrado por cinco ejes:
1.Equilibrio político, en el que se propone la convocatoria a una asamblea Constituyente.
2.Equilibrio social, establecimiento de mecanismos para la justicia social.
3.Equilibrio Económico, para el establecimiento de un modelo económico humanista, autogestionario y competitivo,
4.Equilibrio Territorial, en el que establece la desconcentración y aprovechamiento de los recursos naturales para un desarrollo sustentable
5.Equilibrio mundial, en el que se establecen los cambios necesarios para avanzar hacia un servicio exterior y una política con base a la multipolaridad.
Aunado a lo anterior a continuación presentamos de manera muy resumida las ocho principales propuestas del Presidente Chávez para la transformación de la administración pública.
1. Hacer de la Administración Pública un sistema abierto, flexible y permeable a las exigencias y a los cambios en su ambiente, que le permita irse adaptando a ellos, renovándose permanentemente.
2. Desarrollar mecanismos de comunicación e información que hagan de la Administración Pública una estructura transparente donde el secreto sea la excepción y no la regla, y estimular estrategias orientadas hacia una mayor participación ciudadana en los procesos decisorios de la administración.
3. Que la descentralización sea parte constitutiva de la reforma de la Administración Pública, a fin de lograr una mayor capacidad de adaptación y respuesta a la diversidad de situaciones que se le presentan. Por ello es necesario que en cada nivel, nacional, regional y municipal se defina en qué consiste su papel como rector, promotor y regulador del desarrollo, así como la relación que debe haber entre cada uno de esos niveles en razón del buen funcionamiento de la administración como un todo.
4. Desarrollar mecanismos en la Administración Pública que la capaciten para formular, implementar y evaluar las políticas públicas en función de los objetivos, en contraste con lo que ha venido sucediendo hasta ahora que se orienta, fundamentalmente, al control y evaluación de procedimientos.
5. Crear en las diferentes dependencias unidades de evaluación estratégica, encargadas del seguimiento y evaluación de las políticas de su área y rescatar la misión estratégica del organismo central de planificación.
6. Garantizar el ejercicio de la autoridad que le ha sido conferida, evitando la intromisión privilegiada de intereses particulares que la distorsionen y/o la limiten. Para ello hay que:
a) Reducir capacidad discrecional a los funcionarios para que no puedan beneficiar sesgadamente uno u otro interés, a través de la simplificación de los procedimientos administrativos, sustituyéndolos por reglamentaciones generales y sencillas, que permitan garantizar, a la vez, la sanción a sus transgresores.
b) Retomar el control de la Administración. Pública sobre el ingreso, ascenso y egreso de su personal, estableciendo que esa potestad es indelegable por parte de las autoridades administrativas
7. Reducir el número de Ministerios, para lograr, entre otros, un Consejo de Ministros más operativo; pero más importante aún es que los Ministerios que existan sean eficientes y funcionales.
8. Reducir la, rigidez de la Ley Orgánica de la Administración Central, la cual estipula una estructura uniforme para los distintos Ministerios, obviando sus características particulares. La, estructura y organización de cada uno de ellos debe dejarse a la potestad del Consejo de Ministros, mediante disposiciones de carácter reglamentario.
El segundo documento es referido al “Plan Bolívar 2000”
Se inicia el 27 de febrero de 1999 y dio las bases para la profundización de un modelo de atención de necesidades sociales, con una estructura particular vinculada directamente a la presidencia y liderazgo del sector militar. Se define desde su estructura como “un plan cívico-militar que tiene como finalidad activar y orientar la recuperación y fortalecimiento de Venezuela y atender las necesidades sociales del país”. En tal sentido, el Proyecto estuvo dividido en tres etapas:
•Proyecto País (Propaís): que proporcionará asistencia urgente a la población más necesitada y en máxima exclusión social.
•Proyecto Patria (Propatria): que incorporará a empleados públicos y desempleados a las actividades de atención a la sociedad y organizará a las comunidades para el trabajo productivo.
•Proyecto Nación (Pronación): bajo la dirección de Cordiplan, fase durante la cual se desarrollarán proyectos estructurales, como las industrias petroquímica, del gas y agrícola, así como el de una educación masiva.
El tercer documento al que hacemos referencia, es la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.
Uno de los aspectos distintivos de esta nueva Constitución está referido al hecho de otorgarle rango constitucional a la participación de la ciudadanía en los asuntos públicos, tal y como se refiere a en el artículo 62 cuando se señala como un derecho político que el pueblo participe en la formación ejecución y control de la gestión pública, siendo como es, que una concepción más amplia de la democracia como esta, involucraría desde nuestro criterio, mayor participación de los ciudadanos en los asuntos políticos de la nación,
Socialismo del Siglo XXI
Es hora de proponer la meta y los objetivos del socialismo en el siglo XXI, creemos necesario insistir sobre la necesidad de conocer y estudiar, de tomar en cuenta la historia, las experiencias de la gente, de las sociedades humanas, desde los inicios de la vida social organizada. La construcción del socialismo en el siglo XXI no alude solamente a la transformación de los procesos económicos de producción, distribución, cambio y consumo que caracterizan el modo de producción de la Formación Social Capitalista, sino principalmente a lograr nuevas formas de organizar las relaciones sociales para que la sociedad pueda lograr y mantener dicho proceso de transformación.
Para alcanzar ese objetivo, es imprescindible desarrollar en los colectivos humanos un nivel de conciencia social que legitime dichos cambios y detenga la inercia ideológica basada en el egoísmo.
Transformaciones sociales
La pobreza es una manifestación concreta de la lucha de clases, debido a que la clase dominante secuestra, para su propio beneficio, la parte del bienestar que le toca a la clase de trabajadores/as, campesinos/as y profesionales. Por esa razón, decía Mao, si la contradicción entre el imperio y sus colonias se resuelve por el método de la liberación nacional, la contradicción de la lucha de clases se resuelve por el método de la revolución social.
Siguiendo ese razonamiento podemos observar que el segmento social mayoritario de la sociedad venezolana, integrado por la clase popular y el sector de la clase media baja, fue sempiternamente excluido del disfrute de una vida digna por los sucesivos gobiernos de la oligarquía venezolana hasta 1998. Dicha exclusión le produjo severas carencias en las áreas de identidad cultural y autoestima, salud, educación, vivienda, agua potable, servicios sanitarios, organización social para el trabajo, etc., determinando así la existencia de colectivos sociales que carecían de toda posibilidad para capitalizar sus capacidades creativas y productivas y sobreponerse, como colectivo, a la pobreza.
El segmento minoritario, sobre todo la clase media, fue también neocolonizado por los gobiernos oligarcas, creándoles una falsa conciencia que les hizo creer que eran diferentes al resto de la sociedad pues pertenecían a la gran burguesía transnacional y estaban, por tanto, supuestamente exentos de la amenaza de la pobreza y la exclusión.
Es necesario inculcar a la población general el valor del igualitarismo social, elemento fundamental tanto para la mayoría pobre excluida como para la minoría perteneciente a la clase media. Ese igualitarismo social debe pasar por la aceptación de que las diferencias sociales no implican superioridad o inferioridad, debe ser una "igualdad practicada", incluyendo a la de género y el papel protagónico que deben jugar las madres en la educación de los niños, como diría El Libertador Simón Bolívar en su Discurso frente al Congreso de Angostura.

¿Cómo podemos lograr esto?
El proceso bolivariano está generando, vía las misiones sociales, (Las misiones Robinsón, Ribas, Sucre y Vuelvan Caracas), una nueva institucionalidad que debe servir de fundamento a la futura sociedad socialista. Esta nueva institucionalidad ha permitido en el corto plazo resolver diversos nodos problemáticos que han venido trabando el desarrollo social de la microeconomía. Gracias al desarrollo experimentado por la macroeconomía venezolana, luego de la descolonización de Petróleos de Venezuela, ha sido posible que el gobierno bolivariano destine una inversión considerable al gasto social, a la capitalización de las actividades productivas de la población que había sido excluida hasta el colapso de la IV. República. Además las misiones resuelven otro aspecto crítico de la pobreza como es la ausencia de capacitación.
La exclusión social ha influido profundamente en la reestructuración de la familia y del género. La movilidad territorial ha sido una especie de mecanismo defensivo generado por los hombres para enfrentar el desempleo. Debido a la baja posibilidad para calificar sus capacidades productivas mediante la adquisición de destrezas laborales bien remuneradas.
¿Cómo se ha logrado parte de esto?
La acción de las misiones Barrio Adentro y Mercal, Negra Matea y las Casas de Alimentación, resuelve una parte esencial de la precariedad de la vida como son la salud y la buena alimentación. Los proyectos de desarrollo endógeno, las cooperativas, las microempresas, las empresas de producción social, etc., dan respuesta a la necesidad de capitalizar a las familias para que éstas puedan independizar su economía domestica e incorporarse a la vida productiva general.
¿Cómo construir el socialismo venezolano del siglo XXI?
Uno de los objetivos importantes a lograr en el frente interno para la construcción del socialismo venezolano en el siglo XXI, es la formación de redes solidarias de producción, circulación, distribución y consumo de bienes, productos, servicios, etc. De esta manera se haría factible la integración transversal de los colectivos vía los proyectos de desarrollo endógeno, de las cooperativas, microempresas y empresas de producción social en un sector económico socialista popular donde los medios de producción estarían en manos de los mismos productores/as, el cual tendría su nicho particularmente en los Consejos Comunales, el barrio, la parroquia y el municipio o municipios. La macroeconomía, donde se integra la gran propiedad social de los medios de producción: PDVSA, CVG, SENIAT, etc., conformaría el polo de acumulación nacional de capitales cuyos aportes, vía la inversión social, consolidaría y expandiría el sector económico socialista popular.
El socialismo venezolano en el siglo XXI debe tener como meta corregir la exclusión social y económica y la injusticia social, de manera que podamos compartir y repartir la riqueza, no la pobreza, rompiendo así el ciclo perverso de la reproducción de la miseria.
¿Qué socialismo entonces necesitamos los latinoamericanos caribeños? ¿Cuál es el socialismo del siglo XXI que debe llevarnos definitivamente a una sociedad justa e igualitaria? No caben dudas de que será el socialismo que logremos inventar, desde el aquí y ahora. Un socialismo nacional, popular y democrático: el Socialismo Latinoamericano Caribeño, ¡nuestro socialismo!

En principio, deberemos construir un socialismo sin desconocer los aportes de los grandes forjadores: Carlos Marx, Federico Engels, Rosa Luxemburgo, Antonio Gramsci, Lenin, Mao Tsé Tung, Ho Chi Ming, etcétera. Pero fundamentalmente y esencialmente, con el aporte de todos aquellos que desde nuestra América bregaron por un socialismo no enajenado, criollo, enraizado con las luchas históricas populares, enfrentado al imperialismo y transitando el camino de la liberación nacional. Decía el peruano José Carlos Mariátegui: "no queremos que el socialismo sea, en nuestro continente, un calco; tampoco queremos que sea copia. Tiene que ser una creación heroica". Y allí están las figuras y las obras de Manuel Ugarte, Carlos Prestes, José Carlos Mariátegui, Vivian Trías, René Zabaleta Mercado, Salvador de la Plaza, Carlos Delgado, Ser gio Almaráz, Jorge Abelardo Ramos, Juan José Hernández Arregui, Alfredo Maneiro, Rodolfo Puigross, Rafael Nuñez Tenorio, Gerard Pierre Charles, Antonio García, Ernesto “Che” Guevara, Carlos Fonseca, Eduardo Astesano, Fidel Castro, Julio Antonio Mella, John William Cooke, Raúl Sendic, Miguel Enríquez, Gregorio Selser, Héctor Recabarren, Agustín Tosco, Farabundo Martí, Patricio Icaza, Francisco Bilbao, Jacobo Arenas, Jaime Hurtado, Salvador Allende, entre otros. Esas deben de ser las bases esenciales para tener presente a la hora de plantear el socialismo del siglo XXI.
El intelectual y revolucionario venezolano, Haiman El Trudi, en su libro El salto adelante, la nueva etapa de la revolución, nos ofrece algunas claves para aproximarnos al socialismo que se está construyendo en la Venezuela bolivariana de cara al siglo XXI y que trasciende el capitalismo:
1) Se trata de un socialismo de nuevo tipo, que en nada se parece al capitalismo de Estado ni menos a las lógicas totalitarias que en otras latitudes se reprodujeron en otros tiempos
2) Es un socialismo originario que se está inventando a partir de la interpretación de la realidad venezolana y sus lazos históricos y socioculturales con los demás pueblos latinoamericanos caribeños
3) Es un socialismo que reivindica los aciertos de otras experiencias del mundo y que contextualiza sus contenidos
4) Es un socialismo que centra su fuerza y empuje en nuestras propias raíces libertarias
5) Es un socialismo humanista, ambientalista, pleno de energía espiritual, que reivindica el amor, la paz, la solidaridad, la justicia y la libertad
6) Es un socialismo desmitificado, que no trasgrede las libertades y derechos humanos y que enfoca en el bien común toda su atención
7) Es un socialismo consustanciado con los tiempos de la historia que se va escribiendo a ritmos acelerados
8) Es un socialismo que se parece poco a los socialismos del siglo XX
9) Es un socialismo construido en colectivo y alimentado por diversas vertientes del pensamiento.
10) Es un socialismo que no aplica recetas ni fórmulas doctrinarias elaboradas por preclaros intelectuales.
11) Es filosofía de la praxis animada por el bloque histórico Estado-Sociedad.
12) Es la quietud en el ojo del huracán revolucionario. Es el centro de acción transformadora”.
Nuestro socialismo del siglo XXI entonces, caminará al ritmo de la conciencia de los pueblos, llevando adelante una profunda batalla ideológica contra el pensamiento capitalista dominante, continuando las históricas luchas por la unidad, la libertad y la justicia de los pueblo latinoamericano caribeño, confraternizando con todos los pueblos del mundo, sin perder de vista el objetivo central, la felicidad del pueblo y forjando, en la marcha, al hombre y mujer nuevo que salvará a la humanidad de la autodestrucción.
El paso hacia la economía socialista se da, a su vez, cuando:
a) se sienten las bases para que sectores estratégicos de la economía comiencen a funcionar sobre la unidad operativa del valor (time inputs), descartándose de manera progresiva la unidad operativa del precio y,
b) cuando haya una creciente participación de los trabajadores en las decisiones micro y macroeconómicas.
El establecimiento de cooperativas, la cogestión, la regulación del mercado, el trueque y las empresas no mercantiles, no significan, de por sí, que se esté construyendo una economía socialista. Las cooperativas, por ejemplo, son formas jurídicas de propiedad económica más democráticas que la Sociedad Anónima de Capital Variable y la pequeña empresa privada y frecuentemente sirven como "salvavidas" económicas para trabajadores sin empleo o empresas quebradas, pero ni ellas, ni la cogestión o el trueque modifican la lógica de la economía de mercado, ni la ley del valor que se expresan a través del principal mecanismo de expropiación de la riqueza social en beneficio de los empresarios, el precio.
En el sentido de la economía política de Marx es imposible hablar de una economía socialista, mientras no se haya sustituido la economía de mercado mediante una economía de equivalencias, basada en el valor y la planeación democrática de las mayorías. Según marx, la economía de mercado es incompatible con la democracia real de las mayorías. Solo su abolición, después de una primera fase de coexistencia con la economía de equivalencias, garantiza la entrada al socialismo.
El gobierno nacional se ha planteado el establecimiento del Socialismo del Siglo XXI, en 5 grandes bloques llamados motores, que se denominaron de la siguiente manera:
Primer Motor: Ley Habilitante, en la cual se le daría al presidente máxima autonomía para legislar en temas declarado de suma importancia para el desarrollo económico de nuestro país.
Por ejemplo, el código de comercio venezolano, símbolo del capitalismo, fue elaborado hace más de 100 años: en 1904. A ese código le hicieron varias reformas pero en el mismo marco, y la última, aun así, fue hecha en 1955, cuando gobernaba en Venezuela el General Marcos Pérez Jiménez.
Segundo Motor: Reforma Constitucional, porque la nación requiere una profunda reforma constitucional, ya que esta representa el primer piso para la construcción del socialismo del siglo XXI y avanzar en mayor amplitud y dimensión, se requiere de un conjunto de reformas, esta es el mecanismo adecuado ya que la misma establece los limites de esas reformas, permite la sustitución de una o varias de sus normas, pero no permite que se modifiquen los principios fundamentales.
Por ejemplo, el artículo 302, donde el estado se reserva la actividad petrolera, pero no así la gasifera, ahí lo que debe estar es la actividad de hidrocarburos líquidos, sólidos y gaseosos. Aquí las concesiones petroleras, por 50 años, se llevaron y nos saquearon el petróleo.
Tercer Motor: Moral y Luces, se debe contar con un sistema de educación del pueblo y para el pueblo, donde se inculquen valores que retribuyan la dignidad del pueblo venezolano, en sus raíces, cultura y la ideología socialista.
Cuarto Motor: La nueva geometría del poder, Se debe reorganizar el país ya que existen muchas divisiones internas que generan un incremento en el gasto público y hasta aumento de la corrupción.
Quinto Motor: Explosión del Poder Popular, El pueblo debe tener el poder a través de una democracia protagónica, revolucionaria y socialista, las comunidades deben interesarse en su propio desarrollo y solución de los problemas, ya que el que conoce sus necesidades y lograr la eficiencia en el uso de los recursos para solucionar los problemas locales.

BIBLIOGRAFÍA
Tomás Lander Manuel, (1991), Historia Amena de Venezuela, editorial Histamena.
Uslar Pietri Arturo. (1981), Cuéntame a Venezuela, Arturo Uslar Pietri. Editorial Lisbona.
Picón Salas, Mariano; Augusto Mijares y Ramón Días Sánchez. (1993). Venezuela independiente. Evolución político-social 1810-1960. Caracas: Grijalbo.
http://www.mpd.gov.ve/prog-gob/prog_gob2/e_economico3.htm
Lander, L.E. (2003): Poder y petróleo en Venezuela. Caracas: UCV, FACES/Pdvsa.
Revista Venezolana de Economía y Ciencias Sociales, vol. 10, núm. 2, (mayo-agosto), pp. 13-32. Caracas.
Mario Sanoja, Iraida Vargas Arenas. (2002). Solidaridad, reciprocidad y socialismo. Caracas (Venezuela), 11 de agosto de 2006, Question
Cuestión. Año4-número 50 diciembre – enero 2007. Publicación mensual, editada por Alia2
FUNDACION POLAR, Diccionario de Historia de Venezuela. Caracas,Editorial Ex Libris, 1992
Eleazar: Mújica S. Los retos de la OPEP en el siglo XXI. Un análisis al calor de la política petrolera venezolana. Caracas Julio 2006
Marisol Marrero. Problemas del desarrollo económico y social. Fondo editorial Tropykos caracas 1996
Serafín Hernández Caballero. Gran Enciclopedia de Venezuela. Editorial Lobe Vol. 4, y 5 caracas 1998 Pág. 285
CEPAL (1998). CEPAL Cincuenta años, reflexiones sobre América Latina y el Caribe, en Revista de la CEPAL número extraordinario. 11-16
Http://www.robertexto.com/archivo16/CEPAL.htm#top
Madisson, Angus. La economía mundial en el Siglo XX. Rendimiento y política en Asia, América Latina, la URSS y los países de la OCDE. F.C.E. México, 1992, p. 74
CORDIPLAN. 1999. Proyecto Bolívar 2000. (http://cordiplan.gov.ve/Prog-B-2000.htm)
Silva M., Héctor (1999): La política social en Venezuela durante los años Ochenta y noventa, en: Álvarez y otros (Coords.) Política social: exclusión y
Equidad en Venezuela durante los años s noventa. Fonvis-Cendes- Ildis- Nueva Sociedad, Venezuela, p.p. 85- 114.
García, Gustavo y otros, Dinámica de la Tributación en Venezuela 1980, 1994: Un período de turbulencia y contracción, DEBATES IESA. IMPUESTOS: ¿VORACIDAD O NECESIDAD?, Vol. 3, Nº 3, Ene.-Mar. 1998.
Samuelson, Paul A. y Nordhaus, William D., Economía. Madrid, McGraw-Hill/Interamericana de España, Decimoquinta Edición, 1990
GOBIERNO EN LINEA http://www.gobiernoenlinea.ve
MINISTERIO DE LA PRESIDENCIA DE LA REPUBLICA http://www.venezuela.gov.ve
MINISTERIO DE PLANIFICACION Y DESARROLLO http://www.mpd.gov.ve
José Bernardo Carrasco. Estrategias de Aprendizaje para aprender mas y mejor. Ediciones Rialp. Editorial amazonia. 1966
Mc Pherson, CB (1987). La democracia liberal y su época, Alianza Editorial, Madrid
Hugo Chávez y el Socialismo del Siglo XXI. Heinz Dietrich. Instituto Municipal de Publicaciones. Alcaldía de Caracas, Caracas, Venezuela. Julio 2005.
Dieterich, Heinz (2001). Bases de la Democracia Participativa. Buenos Aires, Editorial 21
Constitución Bolivariana de Venezuela, (1999) Caracas. C.A
Anzola E., J. Eloy (1996) Más allá del artículo quinto en Debates IESA, Caracas, oct.- dic., vol. 2 N° 2
Balestrini C., César (1994) Economía y Política Petrolera, Caracas, Academia Nacional de Ciencias Económicas
Betancourt, Rómulo (1975) Venezuela dueña de su petróleo, Caracas, Catalá - Centauro.

Tugwell, Franklin (1977) La política del petróleo en Venezuela, Caracas, Monte Ávila Editores
Pérez Alfonzo, Juan Pablo, et al. (1965) Foro: La dinámica del petróleo en el progreso de Venezuela, Caracas, Dirección de Cultura, Universidad Central de Venezuela.
Estimados alumnos este material te va a servir de lectura y análisis para la Evaluación del Tercer Corte Prueba Corta a presentar en fecha 09 de enero de 2008. Ponderación 15%.